El Blog de la Viticultura Heróica

Elixires gallegos: Crema de Orujo, un clásico reconvertido en regalo

En la actualidad la crema de orujo se ha convertido en uno de los productos de moda como obsequio en celebraciones de diversa índole. Cautivo en un botellín de cristal es habitual que a uno se lo entreguen en una boda, bautizo o comida de empresa. La razón del crecimiento de este producto como innovador regalo radica en la simbiosis perfecta entre continente y contenido. Sin duda es un exquisito producto propio de la tradición gastronómica gallega y a su vez un perfecto objeto decorativo.

Dejando a un lado este lado cool de la crema de orujo nos debemos centrar en el contenido: el elixir. La base para la elaboración de esta crema es el orujo, obtenido a partir a partir del bagazo, sólido resultante de destilar el vino (lo que vienen siendo los restos de pelas  y racimos de las uvas). El aguardiente sirve para producir otro tipo de bebidas de gran calidad tras su combinación con otros productos de su tierra. Es el caso de la crema de orujo, un licor típico de las regiones vitícolas gallegas que nace de la fusión del aguardiente con la crema de leche, azúcar, e incluso con café o cacao.

Las familias gallegas destilaban desde tiempos remotos el aguardiente mezclado con la leche producida en sus propios establos. Realizaban este preparado dulce, de color tostado claro, que sorprende por su suavidad, su aroma y su exquisito paladar y que se consume de sobremesa siendo muy fácil de beber.

La crema de orujo suele alcanzar una graduación alcohólica de 15º, con un sabor dulce y de cuerpo espeso que resulta una excelente opción para amenizar las sobremesas.

crema_orujo

 

Modo de preparación tradicional

En el recetario tradicional los maestros ponían la leche condensada en un recipiente alto para poder mezclar todos los ingredientes, acto seguido añadían el orujo y el azúcar o el flan de huevo, si es que decidís poner uno de estos dos ingredientes. Con una batidora se mezclaban todos los ingredientes hasta que se hayan juntado bien. Con el preparado bien asentado se le suman unas cucharadas de café  o de cacao y se vuelve a mezclar todo. El color tostado varía mucho en función  de las cantidades de café y/o de cacao.

¿Con qué se puede tomar?

Es ideal para los postres o sobremesa. A la hora de compartir las tartas, los helados o los bombones. Su sabor dulce y su pesado cuerpo lo hacen perfecto para mezclar con cualquier postre.

Incluso, en muchos lugares se usa para rociar la fruta fresca para obtener una macedonia exquisita. Aunque, de forma habitual, se bebe de forma tradicional en un buen recipiente de vidrio con hielo, que es la opción más generalizada. Vamos, que el chupito con hielo es idóneo para el tracto digestivo.

quenza

¿Cuáles son los licores más demandados?

En la actualidad el viejo recetario gallego ha dado paso a la elaboración por parte de las grandes bodegas de este elixir. Es importante, a la hora de hacerse con una botella de licor de crema de orujo que la etiqueta refleje su aprobación por el Consejo Regulador, que garantiza que sea un producto de calidad.

Uno de los más preciados actualmente es el Licor Quenza da Ribeira Sacra, de las bodegas Ponta da Boga. Compuesto por el orujo gallego, crema de leche, canela  y azúcar, y de un color ocre. Su aspecto uniforme y limpio ofrece un aroma intenso a canela y un sabor suave y cremoso. Lo ideal es tomarlo a 10º, y es perfecto para maridarlo con la repostería gallega.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *