El Blog de la Viticultura Heróica

Los beneficios de reciclar vidrio


Los beneficios de reciclar vidrio

Hace poco os dábamos varios consejos para darle nuevos usos a las botellas de vino vacías  pero sabemos que no todo el mundo posee el don de la creatividad o, simplemente, no le apetece ponerse manos a la obra. Por eso hoy toca hablar de la otra opción: el reciclaje. Y es que con el simple gesto de depositar las botellas vacías en el contenedor de vidrio estaremos haciéndole un enorme favor al medioambiente.

Os vamos a confesar un ‘secreto’, seguramente muchas de las botellas que descansan en vuestra preciada bodega estén hechas de vidrio reciclado. Y es que éste es un material que puede ser reciclado infinidad de veces sin llegar a perder ni un ápice de sus características. Una gran ventaja, no solo para las empresas embotelladoras, que abaratan costes, sino que también (sobre todo) lo es para el medioambiente.

Estos son los beneficios de reciclar vidrio:

  • Gran ahorro de energía: el material que se obtiene del vidrio en las plantas de tratamiento se denomina calcín. Usando este elemento para fabricar botellas, en lugar del material virgen (formado por piedra caliza, arena de sílice y carbonato de sodio), se necesitará un punto de fusión menor por lo que la energía utilizada, obviamente, también lo será.
  • Disminución de la contaminación: como necesitamos menos energía para fabricar nuestras botellas, las emisiones de gases efecto invernadero se verán reducidas. Por el mismo motivo también se beneficiará la calidad del aire ya que se emitirán menos partículas tóxicas a la atmósfera.
  • Ahorro de materias primas: como hemos dicho, el vidrio se puede reciclar las veces que se quiera por lo que, si todos depositásemos nuestras botellas vacías en los contenedores indicados, llegaría un momento en el que la cantidad de materias primas vírgenes que se tendría que usar sería ínfima.

Pero ¿todos sabéis cómo se lleva a cabo el proceso de reciclado de vidrio? El elemento principal, y el que comienza la cadena, es el propio consumidor que deposita la botella en el contenedor más cercano. La empresa encargada del vaciado y transporte de los containers lleva el vidrio a la planta de tratamiento, allí se funde y se transforma en calcín para luego ser distribuido a las empresas embotelladoras que le dan forma para que vuelva a descansar en las estanterías de los comercios.

En el siguiente vídeo explican de una forma gráfica y sencilla todos los pasos de este proceso:

Lo cierto es que, poco a poco, en nuestro país el hábito de reciclar el vidrio se va instaurando en todos los hogares.

Según Ecovidrio, que es la entidad sin ánimo de lucro encargada de gestionar el reciclado de todos los residuos de envases de vidrio en España, “gracias a la colaboración ciudadana, la industria, los profesionales hosteleros y las administraciones públicas; desde 1998 hemos reciclado tanto vidrio que podría recorrer 9 veces la distancia de la Tierra a la Luna”.

Como indican en la web de ‘Ecovidrio’, en el último año del que se tienen registros (2015), en España se recogieron 724.657,20 toneladas de vidrio procedente de los contenedores ubicados en los municipios españoles.  Adicionalmente, en función de otros planes de colaboración de Ecovidrio, se han recogido a través de otras fuentes (vidrio reciclado en otros canales diferentes a la recogida municipal) 168.418 toneladas. Esto hace un total de 893.075,20 toneladas, nada más y nada menos.

Así que ya sabéis, si no se os ocurre ningún uso alternativo para esa botella de Ponte da Boga que estáis a punto de acabar, activar vuestra conciencia medioambiental y depositarla en el contenedor de vidrio más cercano.

¡Todos sumamos!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *